capital escarlata

April 8, 2017 work

El mito:

Capital Escarlata es una ciudad del conurbano bonaerense que se desarrolló con cierta lentitud y que está situada a unos 1200 años en el futuro. Como el planeta no sufrió cataclismos nucleares, el ecosistema cambió “naturalmente” con el paso del tiempo. La fusión nuclear es un hecho y la energía disponible es virtualmente infinita. En Capital Escarlata hay un colisionador de hadrones ubicado en el antiguo cementerio, la Universidad Nacional de Lanús en la cual solo funciona la carrera de Neurociencias. Quedan algunas discotecas y algunas fabricas dedicadas al reciclaje de desechos electrónicos y algunos laboratorios clandestinos donde se programan neurodrogas digitales ilegales.

Todos estos puntos estarán conectados por un sistema ferroviario basado en luz que la conecta además con el resto del planeta.

La presente maqueta representa el proyecto de expansión de la Gran Via mundial en esta parte del mundo.

La obra:

Sustentada en la evocación y abstracción de una ciudad futura, es la visión general del recorrido de un sistema de transporte que une los únicos puntos existentes de una urbe del conurbano en un millar de años. Formalmente retoma algunos de los elementos presentes en la obra de Kosice, principalmente luz y movimiento. Asimismo propone abordar y de alguna manera, reinterpretar, la visión del artista referida a la integración del arte en la vida, el “porverinismo” como alternativa de nuevas formas de habitar en el universo y la invención/creación de mundos posibles.

La relación arte-ciencia-tecnología entra en juego en todos los niveles de la obra, tanto en sus aspectos materiales, como a nivel conceptual, asociada en este caso, a ciertas características de la ciencia ficción: hechos imaginarios, pero limitados por la lógica científica, reflexión sobre el presente a través de la creación de mundos futuros, alteraciones de tiempo y espacio, resultados posibles de la acción del hombre sobre el ambiente, generación de verosimilitud a través de la justificación científica.

Luz y movimiento, dos de los elementos fundamentales en la obra de Kosice, se retoman en la obra, pero ahora con la intermediación de la electrónica. En Capital Escarlata es la luz la que se mueve, a partir de la programación de dispositivos electrónicos. Este aprovechamiento de las tecnologías de la época, convierte a la pieza en actualización contemporánea de postulados presentes en la obra Kosiciana y posibilita al mismo tiempo la reflexión sobre el contexto en el que se inscribe y sobre un “modus vivendi” alternativo.

Objeto artístico, maqueta y posibilidad, Capitán Escarlata, en su síntesis y abstracción, se presenta como una obra polisémica, abierta a lecturas que exceden el ámbito del arte y a abordajes desde diversas perspectivas de la vida humana.